La importancia de tomar consciencia en el acto de alimentarnos

 

» La alimentación consciente no es una dieta, sino una forma alternativa de relacionarse con la comida que pone el foco no solo en los alimentos que se ingieren sinos también en uno mismo.»

Denominado también mindful Eating se basa en comer con conciencia, prestando atención a los alimentos, conociéndolos, sabiendo cocinarlos y combinarlos, tomar consciencia de que impacto tiene en nuestro organismo y cuales son nuestras necesidades, prestar atención a las sensaciones físicas y emocionales propias, en definitiva, se basa en comer para vivir y no en vivir para comer, con lo cual ganamos gran calidad de vida.

Hacer del comer un acto consciente parece que sea algo sencillo, pero la realidad dicta, que hoy en día, muy pocos son los que no solo toman conciencia de que alimentos ingieren, sinos de sus propias emociones, pensamientos y actitudes a la hora de alimentarse.

Vivimos en una sociedad sumergida en un mundo de estrés, un mundo caótico a una marcha mental y física muy acelerada, vivimos en un estado en el cual hemos olvidado disfrutar del momento presente, nuestra mente se llena de que haceres y responsabilidades, y nos olvidamos de la mayor responsabilidad de todas, nosotros mismos, y nuestra principal fuente de energía para poder gestionar óptimamente nuestras responsabilidades diarias, la alimentación.

Vivimos tan acelerados, tan estresados que recurrimos a la comida rápida, o a elegir alimentos guiándonos simplemente por nuestro paladar,  dejándonos llevar por nuestras emociones, las cuales siempre nos van a pedir, grasas, sal o azucares, principalmente, pues es lo que nos da mayor placer, y el placer momentáneo, nos evade unos minutos de nuestro caos interno, buscamos placer rápido en la comida, pues es nuestro momento de desconexión en el cual buscamos complacer nuestra falta de plenitud diaria, con la alimentación.

El alimento tiene el poder de nutrir tus células y de destruir tu terreno organico, degenerándote y enfermándote…al igual que las emociones, además estas, tienen el poder de tomar el control de tu alimentación si no tomamos conciencia sobre ellas, sobre nosotros, vivir consciente es clave en nuestra salud y bienestar.

Aquí algunos tips para comenzar a alimentarte más conscientemente :

  • Elige vegetales en tus comidas, dale variedad de colores a tus platos, que una comida sea visualmente atractiva y colorida, nos hace alimentarnos con un mejor estado de animo y más gustosamente, y los colores además, tienen grandes propiedades.
  • Toma Fruta a diario, normalmente nos entrarán ganas de comer azucares, pues, no hay mejor azúcar, que el azúcar intrínseco de las frutas, ese es realmente el azúcar que tu cuerpo te esta pidiendo, un delicioso tesoro repleto de vitaminas y minerales.
  • El poder de los cereales, los reyes de los hidratos de carbono, son nuestra gasolina, lo que nos proporciona energía para ser eficientes en nuestro día a día. Las mejores opciones son los hidratos complejos como : Avena, muesli, arroz integral, quinoa, trigo sarraceno, Teff, espelta…un chute de energía de larga duración.
  • Come Legumbres, un tesoro de nuestra alimentación repleto de hidratos de carbono de calidad, gran fuente de proteinas, vitaminas A, C, D, E, K, acido fólico, antioxidantes, minerales como calcio, hierro, magnesio, potasio y fosforo y fibra. Son libres en gluten, bajas en sodio, apenas tienen grasa y no aportan nada de colesterol, lo dicho, un tesoro. Comer mínimo 3 días por semana es ideal. 
  • Aporta grasas saludables a tu dieta,  Son esenciales para tu bienestar hormonal y salud cardiovascular, nerviosa y articular, son grandes antioxidantes y antinflamatorias. Las puedes encontrar en el pescado azul como el salmón o el atún, huevo, frutos secos como las nueces y las almendras, semillas como el lino o la chia, en el aguacate, las olivas, en el aceite de oliva e incluso en el demonizado coco. Aportar alguno de estos alimentos diariamente, especialmente indicado para las mujeres las grasas omega 3 del pescado azul por su cantidad y asimilación  2-3 veces por semana. Controlando la dosis pues nos aportan 9 kcal por cada gramo consumido. 
  • Aportar una fuente proteica en cada comida, las proteinas vegetales también cuentan : Legumbres (con cereales se potencia el valor y la cantidad proteica) , semillas, frutos secos, tofu, seitan, hamburguesas vegetales…o de procedencia animal como el huevo, lácteo desgrasado como el queso fresco, pescado azul o blanco, pollo o pavo.
  • Dar prioridad al alimento vegetal en nuestra alimentación nos va a aportar un mayor equilibrio en nuestro bienestar físico y anímico, potencia nuestro sistema inmunológico protegiendo y previniendo la enfermedad, alejando también las infecciones y inflamaciones orgánicas…por todo esto y mucho más se recomienda adoptar un 75-80% una alimentación vegetal como base, y un 20-25% animal.
  • No olvidar comer alimentos crudos : Verduras y hortalizas sin cocinar, frutos secos y semillas sin tostar, frutas…nos aportan la energía y nutrientes intrínsecos del alimento sin alterar en la cocción, 100% de energía vital a nuestras células.
  • Cual es la mejor forma de cocinar? : Al vapor siempre que se pueda es la forma más adecuada de cocinar y está comprobado que es la forma con la cual menos propiedades se pierden, pero no por ello debemos cocinar siempre al vapor, otras opciones como a la plancha, en olla o al horno son también muy buenas opciones. Lo importante es encontrar un equilibrio. Lo recomendable, al menos una comida al día hacerla al vapor. 
  • Parar, observar, sentir y decidir : Con este plan, puedes caer en cuenta de si realmente necesitas comer, de si realmente tienes hambre. La ansiedad o cualquier emoción negativa inmersa en nosotros nos puede conducir a comer sin realmente tener hambre, por ejemplo, si estamos tristes, el cerebro nos pide platos ricos en grasa, sal o azucares, pues son los que nos generan un mayor bienestar, y tenemos un vacío anímico por llenar. 

          En este punto deberá ser uno mismo, con sosiego, quien determine la raíz última de esa necesidad. Parando y                     observando primero, sintiendo después, Y decidiendo finalmente. Se trata de tomar conciencia y reeducar al cerebro,           ser uno mismo quien maneja el timón de su barco y no dejar que el barco vaya a la deriva. 

  • Utilizar platos y cubiertos pequeños : Esto es una trampa para nuestra mente, de esta forma contribuimos a que perciba raciones más grandes de lo que realmente vamos a ingerir.
  • Beber uno o dos vasos de agua antes de cada comida, fomenta la sensación de saciedad, pues con ello vamos a sentirnos con sensación de plenitud más rápidamente.
  • Ojo al color de la vajilla : Otra trampa para la mente, pues, la ciencia a demostrado que, por ejemplo, comer un plato de macarrones en un plato blanco lleva a consumir un cuarto de cantidad más, mientras que si es de algún color, nos llega antes la sensación de plenitud, o nos vuelve más conscientes a la hora de comer.
  • Come, mastica, saborea, respira..: Comer es un proceso meditativo, recordar que la digestión comienza en la boca, y que el mecanismo de la masticación es tan importante como el proceso de metabolización. Saborear nos lleva a tomar conciencia de los alimentos y asimilarlos mejor. Parar y respirar contribuye a poder tener una pausa entre bocado y bocado, lo cual no solo ayuda en el proceso digestivo sinos que además romper la inercia de comer sin parar, evita no pinchar y comer sin pensar si ya tenemos suficiente

         20 minutos es el tiempo en el cual comenzamos a sentir saciedad, por eso mismo, suelta los cubiertos entre bocado y          bocado, y respira. 

        Comer con la televisión, el móvil o el ordenador, puede contribuir también a que consumamos más calorias de las que          necesitamos. Recuerda, es un proceso meditativo, un acto de comunión entre el alimento y tu mismo.

  • Bendecir los alimentos : Un simple acto de fé como poner las palmas de las manos encima del plato a comer, y agradecer, tiene el beneficio de hacer que el alimento nos caiga mejor al estomago, tengamos mejores digestiones y una mayor asimilación. Además de que todo en nuestra vida fluya con mayor fluidez y alegría. No hace falta ser creyente, la fé mueve montañas, y el agradecer es un acto de amor hacia el alimento que nos nutre y hacia la vida y la naturaleza que nos sustenta. Y como dicen, la mente es muy poderosa, y nuestras manos emiten pura energía…. 😉 

Hasta aquí, un resumen y unos tips de como mejorar nuestra alimentación y navegar hacia un estado de conciencia más armonioso con nuestro cuerpo, nuestro templo, nuestra salud y bienestar. 

Si estais en búsqueda de mejorar vuestra salud, y aprender a comer de una forma deliciosa amena y consciente, podéis contactarme en enbuenasmanos_metamorfosisweb@hotmail.com y en http://www.deividreyes.com Coach de salud y bienestar a tu servicio, mensualidad con asesorías semanales, no esperes más para reconvertir tu salud y tu vida. Infórmate 😉